Saber más…

IGLESIA DEL SALVADOR

Sobre la Iglesia del Salvador

Aunque se ubica en uno de los ejes más concurridos del casco histórico de la ciudad, incluso muchos toledanos desconocen esta pequeña joya.

Todas las civilizaciones que han poblado Toledo han dejado huella en este rincón de la judería de Toledo. No puedes dejar de visitar este lugar único, enigmático y sorprendente.

Su Pilastra Visigoda, es el más importante reclamo para conocerla. La Iglesia del Salvador es uno de los tesoros que oculta la milenaria ciudad de Toledo.

Las excavaciones puestas en valor hace unos años te ofrecen la posibilidad de pasear por el subsuelo de Toledo descubriendo los muchos secretos que este guarda para ti.

Historia

Esta pequeña iglesia a los límites de la judería es el claro ejemplo del Toledo multicultural. En un sólo edificio coexisten restos de múltiples civilizaciones

Arte

Una amalgama inmensa de estilos artísticos pueblan este pequeño templo de enorme interés cultural

Culto

Horario de misas y celebraciones litúrgicas en la Iglesia del Salvador

Historia

EL EDIFICIO

El templo de San Salvador es una de las iglesias medievales con más restos entre sus muros distintos procedentes de edificios tardorromanos y visigodos. Desde el s.IX fue una mezquita, orientada al sureste. Conserva una torre de campanas sobre el primitivo alminar de mezquita, restos de un patio con arcos árabes sobre cementerio cristiano y sobre todo, una pilastra única de época paleocristiana o visigoda, con escenas de la vida de Cristo. En el reinado de Alfonso VII (siglo XII) se convierte en Iglesia dedicada a San Salvador.

Conversión en iglesia: La tormenta y la reina

Los historiadores de la ciudad recogen la tradición medieval que explica que hacia el año  1145, una tremenda tormenta sorprendió a la reina Doña Berenguela de Barcelona, esposa del rey Alfonso VII de Castilla, por las calles de Toledo, teniendo que guarecerse en este edificio, entonces principal mezquita. Como allí se hubieran postrado y hecho oración a Dios, cesando la tormenta, el rey ordenó convertir la mezquita en iglesia bajo la advocación de El Salvador, concretamente en el misterio de la Epifanía o Adoración de los Reyes, en recuerdo del día de su propia coronación en León. También recogen los historiadores el hecho de que sobre el arco de la puerta de acceso se colocó la imagen de la reina Berenguela, hoy desaparecida.

La Edad Moderna

Un incendio a finales de la Edad Media obliga a su reconstrucción. Los siglos de la Edad Moderna aportan nuevas imágenes de devoción al tiempo que castigan el inmueble con incendios, saqueos y desamortizaciones. En época barroca se añadió la terminación de la torre y se procedió al enfoscado de la base de la misma, ocultando los restos visigóticos hoy liberados.

Avatares en el siglo XIX y XX

El siglo XIX se inicia con el daño sufrido por la invasión de las tropas napoleónicas, quienes robaron las lámparas de plata que alumbraban el templo, junto con otras valiosas piezas, de nuevo en 1822 sufre un nuevo incendio que destruirá gran parte del templo, quedando sin afectar tan solo la capilla de Santa Catalina. La parroquia fue suprimida en 1842, entregándose sus objetos litúrgicos a la vicaría eclesiástica y a varias parroquias y conventos de Toledo y los pueblos. En el siglo XX experimenta los cambios litúrgicos fruto del Concilio Vaticano II, al tiempo que se convierte en sede de Cofradías con sus pasos procesionales. Sin embargo el culto disminuye por el descenso en el número de fieles, convirtiéndose en iglesia filial de la parroquia de Santo Tomé.

ARTE

ARQUITECTURA

¿Templo romano, basílica visigoda?

No ha podido demostrarse la existencia de un edificio anterior a la mezquita, puesto que el nivel de excavación no ha llegado a profundizar en el sustrato visigodo o romano. Sin embargo, sorprende la gran cantidad de relieves visigodos formando cenefas y cornisas romanas embutidas en los muros.

La primitiva mezquita

Puede considerarse la más antigua de la ciudad por los aparejos y los restos conservados, y la segunda en importancia, pues se convirtió en mezquita aljama tras la consagración como iglesia de la mezquita mayor en el solar de la actual Catedral en el año 1085, tras la conquista de Toledo por Alfonso VI. Los restos de la arquería antigua de arcos de herradura con una piedra caliza en la clave, característicos del arte califal, junto al alminar cuyo aparejo se asemeja al primer alminar de la mezquita de Córdoba, demuestran una datación temprana en la primera mitad del siglo IX.

La arquería musulmana

Posteriormente, como atestigua una inscripción en la Capilla de Santa Catalina, en el siglo XI se construye una nave, más que una simple reforma se cree que fue más bien una ampliación del espacio por haberse convertido en mezquita principal. En 1950 esta arquería de arcos de herradura que apoyan sobre 6 capiteles romanos reaprovechados y una pilastra visigoda, fue reconstruida sobre los arcos originales de los extremos.

ARQUEOLOGÍA

Descubrimientos arqueológicos

La última década de su historia se ha sometido a distintos procesos de investigación arqueológica, con la excavación del patio parroquial, la recuperación del paramento primitivo de la torre, tapado por las reformas medievales y barrocas, el estudio de los muros del interior y finalmente la excavación arqueológica de las naves del evangelio y central descubriéndose la primitiva planta de la mezquita original del siglo IX, con su recinto alrededor conteniendo un patio con aljibe y sus puertas diferenciadas, así como la constatación en cimientos y muros de la ampliación documentada en el siglo XI y consistente en adición de toda una nave cuya base está en la arquería actual de arcos de herradura.

El recinto y sus accesos

En el lugar del actual arco de entrada bajo las escaleras de pizarra estuvo el arco de entrada al recinto en el que quedan restos de las jambas en sillería de granito. Los materiales antiguos aquí alcanzan los ocho metros de altura, al igual que en el muro de quibla, mientras en la nave lateral, se han conservado cinco metros del edificio que posiblemente fuese algo mayor en altura. Estas partes contienen el mismo tipo de fábrica. Tras el arco de entrada pudo haber una zona de patio pequeño al que se accedía también por una triple arquería lateral, cuyos restos se encuentran sobre la puerta lateral de la iglesia y cuyos capiteles fueron probablemente reaprovechados en la reconstrucción de la gran arquería de arcos de herradura en 1950. Bajo la nave del evangelio ha aparecido a los pies, lo que parece ser una estructura de pozo con el brocal soterrado y muy descarnado.

El muro de quibla

El más importante de la mezquita que se orienta hacia la Meca, está colocado aquí al sureste. Contiene un mihrab primitivo de planta cuadrada situado en el antiguo presbiterio mudéjar, y tras la ampliación, desviado hacia el centro del muro en el espacio del actual presbiterio.

El patio

Situado en la cabecera del ábside, mediante una arquería, compuesta por tres columnas con capiteles romanos y visigodo, que sustentan cuatro arcos de herradura, en ladrillo, enmarcados por alfices y rematados por una cornisa de canecillos, similar a la de la mezquita del Cristo de la Luz. En el suelo, sobre el estrato anterior romano tardío, se aprecian dos estructuras más antiguas: una almagra y un muro de cierre de los siglos IX-X, similares a una musalla, o elemento para delimitar un espacio sagrado, o una zona de respeto en torno a la mezquita. Siendo iglesia, desde 1180 se convierte en cementerio, en el que se han localizado algunos ajuares, hasta fines del XIV en que se sella con cal y guijarros y se construye el aljibe.

OBRAS CARACTERÍSTICAS

La pilastra visigoda

La pilastra visigoda, para algunos  paleocristiana, es una de las piezas más antiguas en las que aparecen representadas 4 escenas de la vida de Cristo, quien a pesar del raspado del rostro por los musulmanes, pude distinguirse por su mayor tamaño y actitudes: Curación del Ciego, Resurrección de Lázaro,  Cristo y la Samaritana en el pozo y Curación de la Hemorroísa.

La capilla de Santa Catalina

D. Fernando Álvarez de Toledo, secretario y del Consejo de los Reyes, reconstruye la iglesia tras el incendio del siglo XV y añade nuevas capillas, entre las que destaca la capilla de Santa Catalina, hoy propiedad de los Condes de Cedillo, por bula del Papa Alejandro VI de 1496. En ella fue bautizada la infanta Juana de Castilla, nacida en las proximidades de la plaza. Entre las obras de arte que custodia destaca el magnífico retablo y la pintura del Calvario del toledano Correa del Vivar con elegantes figuras, blando modelado y color tornasolado, influido por el dibujo minucioso de su maestro Juan de Borgoña, el sentido monumental de Rafael y Leonardo, el dramatismo de Morales y el manierismo de Alonso Berruguete.

Otras obras artísticas

Preside la Capilla Mayor el pequeño retablo de mediados del siglo XVI, obra de Nicolás de Vergara el Viejo y Bautista Vázquez, con escenas de la infancia de Cristo y vida de la Virgen que glorifican a la Madre del Salvador y que en las últimas décadas estuvo en la Sinagoga de Santa María la Blanca. Destacan otras esculturas barrocas como las imágenes propiedad de la Cofradía del Calvario: el Cristo de la Fe del s. XVII, también reproducido en el panel del ceramista Aguado, y la Virgen del Rosario, talla de vestir del s. XVIII, restaurada en el XX.

CULTO

HORARIO DE MISAS EN LA IGLESIA DEL SALVADOR

HORARIO DE INVIERNO

DIARIO

VÍSPERAS

DOMINGOS Y FESTIVOS

HORARIO DE VERANO

DIARIO

VÍSPERAS

DOMINGOS Y FESTIVOS